Cuando llega la luz

Una de las preguntas centrales en las encuestas sobre población y vivienda del INEGI es ¿con cuántos focos cuenta la vivienda? Siempre me pareció curioso medir el nivel de vida a partir de la cantidad de focos.  Bueno,  sí tiene que ver con el tamaño del inmueble y el consumo de energía eléctrica y por consiguiente, el cálculo de insumos de la familia.  Sin embargo, me seguía pareciendo un indicador extraño.  Hace algún tiempo me tocó visitar a familiares en EU que tienen un nivel de vida del gringo promedio (ese nivel medio, como muchos sabrán por leídos y por Los Simpson, incluye tener casa con mínimo tres habitaciones, dos autos, sala comedor, más de un baño, sótano o estudio o sala de juegos, cochera, mascota, calefacción, varios televisores, cocina integral y jardín); me llamó la atención ver cuántas lámparas había en cada habitación y los tipos de iluminación con que se podía contar.

Personalmente siempre me han gustado las lámparas y los tipos de iluminación que se puede lograr con ellas, aunque sólo cuento con una lámpara de buró en mi recámara y otra en la sala.  La iluminación es un fenómeno interesante; las casas de la gente “acomodada” cuentan con lamparillas de todo tipo y con varios focos en un solo cuarto, dependiendo del área que quieran iluminar y de la cantidad de luz que deseen, casi como en un set de cine. Y la verdad es muy agradable. La luz entonces es un elemento de lujo, otorga poder y privilegio. No cualquiera la mira; es una puerta a otro mundo.
En el mundo de la fotografía, un elemento fundamental es la luz; es más, no se concibe su existencia sin ella: la foto es luz en distintos grados y mezclas. Ni se diga en el cine. La pintura, por supuesto, también la tiene muy presente, técnicas como el impresionismo o el claroscuro no serían jamás explicables sin el manejo mañoso de la luz. Hay que aprender a mirarla y a usarla artificiosamente.
En la arquitectura, los expertos diseñan casi siempre a partir de la orientación; es decir, que una parte estratégica de la obra mire al oriente, hacia donde nace la luz del sol para el planeta.

El espectáculo teatral además de tramoyas, se basa en la iluminación que da trazos sobre el uso espacial; incluso a veces a través de una ausencia o presencia de luz puede indicar el paso de los días, una elipsis de tiempo.

La percepción de la luz tiene que ver con la poesía, con el arte, con la atmósfera creativa. En las escuelas literarias debería enseñarse una cierta poética de la luz, aprender a leer la luz en diversas cantidades y cualidades, aprender a manejarla rítmicamente, retóricamente, emocionalmente.

Durante la Edad Media y Renacimiento se tenían ciertas explicaciones fisiológicas para la inspiración poética (el Pinciano) o para los efectos del amor. Una de ellas era la descripción del enamoramiento como un proceso en que el acechador enviaba dos rayos o flechas de luz por los cuales eran heridos los ojos del amante, estos le provocaban mareos y desencadenaba el mal de amor.  Así Petrarca lo concibió en su Cancionero: “y los ojos soles, por los que al arco Amor no ha errado el tiro”.
No he estudiado el caso y tampoco recuerdo ahora más descripciones literarias sobre los efectos de la luz . Por el moemnto me llega sólo a la memoria García Márquez, en uno de sus
Doce cuentos peregrinos, donde narra que un grupo de niños se inunda de luz y se ahogan por no saber “navegar en aguas de luz”, por no estar acostumbrados a sumergirse en atmósferas luminosas, deseadas; en mundos imaginados.

Me quedo con dos preguntas: ¿La oscuridad trae el sueño y el sueño es luz? ¿La inspiración es luz, la creatividad prende el foco emocional?

<<Fiat lux>> es la elocución del Génesis que ordena la Creación entera. Que se haga la luz en cualquier creación personal y honesta. Hágase la luz en cada ojo cada minuto de cada día de cada individuo animado o inanimado en cada mundo inmediato, lejano o inexistente. Fiat lux.

Anuncios

2 comentarios sobre “Cuando llega la luz

  1. Mmmm yo no recuerdo ninguna obra que se refiera a la luz…te la debo.

    Sòlo te comparto que luz en francés es lumière, y me parece muy curioso que mencionaras el cine, que no sería lo que es ahora sin aquellos hermanos franceses.

    Muy buenas reflexiones, te faltó la danza. Se ve que has aprendido mucho en tu maestría.

    Gracias por tus deseos. Que se haga la luz en tu hogar y se quede a vivir ahí.

  2. No me había acordado de que mi nombre contiene a la luz como concepto, aunque más que del símbolo me gusta acordarme de la percepción o sensación de la luz como elemento energético y vivo. Gracias por tus comentarios y deseos, son los míos también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s