Carpe diem debe significar: Cane diem

Hace por lo menos una década que se volvió vieja. Ya no puede jugar, no es que a veces no quiera, no puede.  Las cosas que comparte suelen ser serias, importantes, problemas, dramitas, novelones.  Ahora trastabillea  ingenua por los caminos en pos de la fuente de la eterna juventud, con nostalgia siempre del paso anterior, de la mirada, del beso anterior; duerme un pesado sueño en el que la posibilidad de reivindicarse es amenazada por la inercia su cuerpo.  El verso filtrado de ayer evoca aires de infancia, hay todavía bajo las pupilas, alrededor de la boca, surcos que delatan alguna risa.  Tiene piel de durazno, olor a mar, alas de gorrión, voz de sirena, pero se le ha olvidado cómo jugar.  En los días afortunados que la veo, quisiera suministrarle agua fresca y no sé cómo, o por lo menos, si ya el juego está perdido, si ya la carcajada es mohín tieso, quisiera, con el temor y el amor que habitan mi deseo, verla cantar, -se le oye todavía- de vez en vez, bajo la ducha.  Quiero regarla para que los días de canto se multipliquen y su cultivo no sólo sea de melancolía, sino de florecientes melodías en tono mayor.

Tengo un aire apretado de pájaro y de mí

(Adan y Eva VII. J. Sabines)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s