Dime qué compras… (tiempo de lectura: zzz…)

Siempre he creído que el capitalismo es una bestia que no se llena, totalmente injusto e irracional. Y que, desgraciadamente en este sistema que cada día entrona con acrecencia el consumismo, los que más consumen son los que menos tienen. Me doy cuenta de las cosas en las que las personas gastan gracias a la TV y me da entre tristeza y vergüenza; ver en la calle cómo muchos visten igual y se van quedando sin gusto propio; la moda por ejemplo en Madrid y Ámsterdam es igual que la que veo aquí, que ni siquiera está  sacada de las tendencias de pasarelas europeas, sino de premiaciones y programas de revista hollywoodenses; fue decepcionante constatar como en el Primer Mundo están igual de atontados (entre otros atontamientos) por una moda que viene del consumismo y la cultura gringos (¿o soy pleonástica al separar los conceptos consumismo y cultura gringos?). Insisto en que hay más víctimas entre la gente de menores recursos, porque son quienes están menos armados ideológicamente para defenderse de tal embestida, además de que quienes cagan lana no pueden ser víctimas pues el consumo no los sangra; pero a la gente que poco tiene le cuesta varias quincenas de crédito o de deudas, tan sólo por estar actualizados y pertenecer; por dejar de sentirse despreciado al no usar marcas ruidosas. También la gente más pobre es la que consume más comida chatarra, y me parece que responde a los mismos mecanismos de pertenencia, pues ya no se siente bien si no gasta, tirar dinero a la basura les hace sentir poderosas.

Y no se cuándo empezó este encanto por el refresco o la soda en este país pero ¡somos el número uno!  En una época parecía que la respuesta era económica que porque el refresco embotellado era más barato y contenía azúcares y calorías que podían sustituir un desayuno, pero ahora que también el refresco es caro, no sé qué respuesta hay. Anoche vi a un parroquiano de la tiendita de la esquina comprar un rollo de papel sanitario, pero eso sí, un refresco de 600 ml. una bolsita de cacahuates y un paquete de chicles Tradent (sic), a mí qué me importa y qué me tengo que meter en eso, pero cómo diablos alguien invierte en un solo rollo de papel sanitario que cuesta cuatro pesos para comprarse chucherías que cuestan más que eso. Y en esa tiendita la mayoría de las personas compra en cantidades pequeñas lo que va a consumir ese día o lo de cada noche. En fin, a todo esto llego porque…

(Aquí es donde realmente empieza el post, ja, siempre quiero hablar de todo y no agoto nada, estos escritos son aburridos)

Me parece una mentada de madre lo que hace Tía Rosa, Coca Cola, Sabritas y demás marcas que no recuerdo ahora: Que todavía que se enriquecen con sus ventas se quieran burlar de uno ofreciendo promociones tan estúpidas como incluir “un juguete” o un artículo “de decoración” para el hogar en la compra de sus productos lacras. Ahora que me cambié de casa, en la barrida encontré un imán para el refrigerador que me costó descifrar por horrendo, tiene pegado un plástico café en forma de “doraditas” de Tía Rosa. ¡Cómo es posible que Tía Rosa crea que eso es estético! y peor aún, creer o provocar que la gente lo haga tan parte de su cultura como para dar de brincos por encontrarse aquéllo dentro de un pan Tía Rosa y pegarlo al refrigerador para verlo todos los días; ¡es una mentada de madre no sólo al consumidor, sino al planeta!, lo único que hacen es generar más basura.  Lo mismo pasa con la colección navideña de Coca Cola  y las figuritas de plástico o calcomanías metálicas de Sabritas (como si no fuera ya suficiente que traen “envase metálico no degradable para su mejor conservación “crunchy”). Y lo dice alguien cuya única soda disfrutable es la Coca Cola, pero bueeeno, yo sólo la tomo cuando me la invitan. : ) 

 publicidad-doraditas1

Anuncios

2 comentarios sobre “Dime qué compras… (tiempo de lectura: zzz…)

  1. Totalmente de acuerdo. Yo también he sentido esa inercia por comprar pendejadas que luego ni uso, es un espanto cómo nos hemos habituado a un mundo así. Me da miedo y trato de contenerme. Qué bodrio de mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s