Rebeca en el espejo.

Hoy recuperé la inversión del espejo; el mundo al revés cobró forma gracias a una infección en los ojos. Me disponía a aplicarme terramicina en los párpados cuando un salto de Rebeca me hizo verla en el fondo de la imagen brincando a mi maleta. Su curiosidad aventó mi vista hacia la profundidad de campo en la imagen en el espejo y volverme un cuarto enrarecido, diferente, como si nunca lo hubiera mirado invertido, fue buenísimo romper mi esquema de recámara y meterme en ese viaje de descubrimientos que puede ser mirar el mundo como si lo acabara de conocer. Quizá también ayudó el traguito de mezcal que había apurado para calentar mi pecho congestionado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s