Escribir, petite mort.

Ay, siento que me muero un poco. Llegar al orgasmo siempre me ha dado miedo porque implica una entrega total, un darse completo, mostrarse, soltarse y acercarse al final. A pesar de mi deseo astronómico de concluir y de que ése término significará una entrada a otro ciclo, a la renovación, advierto vértigo en el repunte. Hay un cierto temor a que no sea suficiente, a que sea un espasmo incompleto, un temor de terminar para siempre y que aún así, no sea suficiente. Es exactamente la descripción de mi escritura, hay un algo inasible, un concepto que no alcanzo, una expectativa nueva en el último momento antes del éxtasis. Escribir, venirse, discurrir, fijar, sellar la monumental caricia efímera de la revelación.

Escribir también es una muerte chiquita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s