Se equivocó la paloma,

se equivocaba…

Por ir al norte fue al sur.

Creyó que el trigo era agua

…se quivocaba.

 

Qué duro es aceptar que uno se ha equivocado

pero no tanto la aceptación, sino la nostalgia de la ilusión

y al mismo tiempo es tan sólida la equivocación que lo lamentado es el tiempo perdido.

Y como el mismo Serrat diría: “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”.

Niño con paloma Picasso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s