Cuando no soy Nada tengo Todo

Bien, tengo varios posts guardados y no los publico porque hace un rato que no me acerco a los archivos de mi computadora. Desde los d’ias previos a mi examen de grado, es decir, desde junio que present’e la versi’on final de tesis hasta ahora que estoy de “diva acad’emica” fuera del pa’is y hasta no s’e cu’ando, comenz’o una etapa interna de transici’on. Algo en m’i se ha resistido a usar mi computadora para otra cosa que no sea checar el correo, qued’e pues saturada del uso de word y de la escritura (acad’emica, creativa, de agenda, de cualquier solipsismo). Hoy me he sentido con ganas de escribir y no tengo mi compu a la mano para salvar esos posts preparados. Ten’ia fotos, actividades, en fin. Hoy quiero escribir porque, como muy pocas veces cuando escribo, siento que lo que diga tal vez resuene, es decir, hoy, como muy pocas veces, quiero compartir de verdad, escribo no s’olo para mi ego. Esta estapa que ha comenzado me obliga a estar alerta y darme cuenta del cambio incesante y mi poca capacidad de mudar e ir ligera con [el, siempre queri’endome apegar al pasado, a mi concepto de m’i misma, a mis temores, a mis deseos. Comienzo a entender que esta pel’icula se trata de m’i, pero no de m’i en cuanto a mis logritos y escalones, sino de m’i en tanto que disfruto, esa es la vara con la que ser’e medida (perdonar’an la falta de acentos y caracteres ortogr’aficos, pero en estos teclados pa’ franc’ofonos no s’e d’onde est’an). Estoy pregunt’andome todo el tiempo lo que ser’a ser adulto. De viaje siempre crezco porque soy como quiero ser, porque no hay anclajes conocidos y me obligo a ser nueva ante cada situaci’on, tengo la posibilidad de ser m’as yo, de ser m’as adulta, m’as infantil, m’as clish’e, m’as pretensiosa, menor, mayor, etc’etera y antes todas esas nuevas posibilidades elegir ser nada m’as que coraz’on no es siempre lo m’as f’acil, no siempre me acuerdo: relajarme y saber que nada importa sino hacer lo que se quiere. Por eso viajar siempre me confronta con un mayor sentido de responsabilidad, siempre las decisiones las vivo m’as al l’imite, como que a uno le queda m’as claro que es su responsabilidad pasarla bien o no. As’i, en los momentos m’as afortunados (y que atesoro en la memoria) estoy en una perfecta combinaci’on: no espero nada, pero espero todo.

nubecita

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s