Nueva guarida

Pues ya me mudé, llevo trece días en mi nuevo jacal, en un mes se inaugurará al público en general. Por ahora sólo lo conocen mis más allegados. Hoy, formalmente comienza mi vida aquí. Antier comencé a cocinar, hace un par de días me bañé al fin con agua caliente y ayer lavé por primera vez! (en la semana vino mi tío favorito a instalarme lavadorita y gas). Hace poco más de una semana me colocaron el cortinero y colgué la mayoría de los cuadros; ya tuve escenas románticas; muchos días de limpieza, soledad, hatta yoga y creatividad. El primer día estaba sola y deshecha físicamente por la mudanza y mi madre llegó con plantas, la casera me trajo un menú de comida a domicilio, mi madri me llevó al centro por platos nuevos y en la noche caí por primera vez en mucho rato. Soñé mucho y hasta tuve ya una pesadilla.

Ahora que cambio, que voy hacia el futuro, que planeo, se hace cada vez más presente el lastre de los últimos años, hay que recapitular y soltar, en cada sueño en este nuevo piso aparecen con mayor claridad mis fugas de energía y ya no hay mucho tiempo para pensarlo, necesito tirar la cadena del w.c. y aventar allí el pasado.

En el trayecto del cambio me enfermé por tres semanas de las vías respiratorias, he perdido peso, un horno, un delantal, linde con el “Tao” y varios miles de pesos pero también he ganado afirmar los lazos importantes, la gente que me quiere ha estado al pie del cañón, he redefinido metas y sobre todo gané soledad, necesitaba mucho esa condición material; aunque emocionalmente sea arduo de aceptar, es lo que me toca vivir y lo que quiero.

Ayer tomé un taller sobre Tantra y todo lo que me dijo fue: -aprende a asumirte amada, recuerda el poder de tu infancia cuando te sabías querida, llena de belleza y no temías, ya no pierdas tiempo en inseguridades, asume el lugar que te toca, muestra la luz que guardas; resonó en mí la leyenda del Auryn en LHI: – Haz lo que quieras y la leyenda en la pared de mi cuarto: Ser lo que quiero (exemplum que vengo aprendiendo desde los cinco años con Caty, la oruga), P. dice que ya sé lo que deseo y ya casi lo soy, que sólo me falta no temerle, yo digo que el temor me ha impedido saber lo que deseo. Por ahora la tarea será perder el miedo de perderme (para no inmovilizarme) pero no renunciar al miedo de no encontrarme (para no perderme). Por lo pronto, el estado material de soledad me ha traído automáticamente una necesidad religiosa, cada noche y cada mañana me sorprende y agradezco la vida.

Todo en estos días parece cifrado, pues la misma calle en la que vivo se llama Andalucía, la región española que me sienta más cercana y el vínculo con mi nombre y el futuro. Hace ocho años cambiaba a la col. Roma -de la vida solitaria a la comuna rebecuna- de amores y de piel; hoy vuelvo de la vida en comuna a vivir de a solapa, un nuevo ciclo se abre, quiero creer.

Anuncios

Un comentario sobre “Nueva guarida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s