Reverso No. 11

Lucía O. Toledo

OAXACA SIETE POETAS
Varios
Almadía, LunaZeta, Secretaría de Cultura de Oaxaca

Con un prólogo que denuncia el olvido y la herrumbre editorial respecto al quehacer poético en la capital oaxaqueña y una introducción que detalla la forma y los temas personales de la obra de los siete autores que integran esta compilación,  Oaxaca, siete poetas es sin duda una muestra fresca e interesante de los poetas jóvenes que residen en el valle de Oaxaca.
El nuevo volumen tiene como principal interés dar pie a la iniciación del poeta al acercarlo a la apreciación de un lector; intenta, pues, dar a conocer nóveles plumas cuyo reconocimiento sería impensable hace algunas cuantas décadas, marcadas por la carestía y el favoritismo en la actividad editorial en Oaxaca.  Es por ello de gran valor que haya nacido un sello editorial con interés en este terreno que, sin fijar como únicos intereses el mercadeo ni la pomposidad de sus autores, logra exponer lo que, según su criterio selectivo, es la más depurada obra poética entre los escritores nacidos entre 1967 y 1979.
Salta a la vista el trabajo de la única autora incluida en el volumen, Guadalupe Ángela (1969), quien con el ingenioso poema sin título, dividido en seis actos, nos advierte de los círculos finitos de la existencia de la carpa.  Es Ángela quien aborda los temas más diversos y quien en “Retour á la raison” tematiza el proceso de creación, recrea la escritura.
Así también, destaca especialmente la obra de Gerardo Escalante (1967), poema en prosa regodeante de humor, ironía y ludismo, fotografía las posibilidades y dificultades de las relaciones humanas, de los distintos impulsos y reacciones de intercambio.  “Encuentro con el reflejo de una piscina”, “La huida” y “La fuga del animal que ya existe” son poemas redondos, aunque claro está, liberados de la forma.
Omar Fabián no se preocupa de la forma, lo mismo hace verso libre que la combinación entre éste y prosa.  Le ocurre con frecuencia que sus preocupaciones son la mirada, la contemplación y la naturaleza, árbol, roca, aire, luz, la sombra, la nube, el mar.  Su obra es integral en tema y forma, se relame en las metáforas, mira y expone, antes de narrar.
Llama la atención la brevedad de Abraham O. Nahón, quien ha explorado las rutas del aforismo.  Generalmente son sus temas la pareja, la mujer, el sexo.
Con doce páginas dedicadas a cada poeta, suficientes para conocer su propuesta, la edición se resume en noventa y seis  páginas e incluye a siete creadores, número sin duda pequeño, pero cabalístico, o quizá alude a las siete regiones oaxaqueñas. Sin desvelar el motivo de una selección minimalista, queda oculto si la producción literaria en una entidad de más de cinco millones de habitantes con carencias económicas y educativas hay también carencia de poetas.
Dos magueyes que entrecruzan sus pencas figurando un tejido es la imagen de la portada en blanco y negro que de entrada nos ancla a Oaxaca como región geográfica; los poemas, por el contrario, desdibujan una zona cultural -no son regionalistas.
Sobre el contenido ni qué decir, la pluralidad  y el esmero por la autenticidad reinan en esta reunión de poetas, finalmente cada mosca elegirá su ruta, eso sí, pero cruzar este compendio de poesía y no excitarse es de moscas sedentarias.

Lucía Ortega Toledo (ciudad de México, 1980). Licenciada en Comunicación Social por la uam Xochimilco; docente de Comunicación y Lenguaje en Oaxaca. Mención honorífica en el concurso de poesía 2005 de la Delegación Cuauhtémoc, en la ciudad de México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s